fbpx

Qué son los pensamientos positivos

Qué es el pensamiento positivo | Espiritulogía
Los pensamientos positivos aumentan nuestra energía y deberían abundar más en nuestras vidas, pero ¿qué son los pensamientos positivos?

Hola, mi nombre es Vicente Niclós, fundador de Espíritulogía y hoy quiero hablarte de algo que puede hacer que cambie el curso de tu vida: los pensamientos positivos.

A menudo sentimos que los pensamientos negativos nos restan energía. ¡Pero no solo los pensamientos negativos! Las emociones negativas, los dolores corporales, incluso las personas tóxicas, son capaces de restarnos energía.

¿Cómo podemos contrarrestar los efectos nocivos de estos pensamientos? ¡Con los pensamientos positivos! Los pensamientos positivos aumentan nuestra energía y por este motivo deberían abundar más en nuestras vidas, pero ¿qué son los pensamientos positivos?

Para responder a esta y otras preguntas contamos con la colaboración de Javi Cruz, uno de los mentores de Espíritulogía, encargado de llevar a las personas a un estado pleno donde no hay pensamientos negativos. El objetivo de los consejos que recibirás a continuación es aportarte valor máximo para mejorar tu vida y la de tu entorno.

¿Qué son los pensamientos positivos?

Todos hemos oído hablar en alguna ocasión de la fuerza que poseen los pensamientos positivos, pero una cosa es escuchar hablar de ellos, y otra bien distinta es experimentarlos: todo cobra sentido cuando, de repente, un simple concepto se materializa en una vivencia.

Es muy fácil hablar por hablar y decir frases huecas como “tienes que pensar en positivo”, pero evidentemente esto no es tan sencillo.

Los pensamientos positivos se pueden entender como una declaración de bienestar asociada a una circunstancia concreta, un evento concreto, un objeto material o un estado personal.

Un pensamiento positivo puede ser desde un “soy feliz” o un “soy abundante”. Al final, es una declaración que también puede ser entendida como una afirmación de un estado de bienestar que percibe una persona en tiempo presente o que desea percibir en tiempo presente.

Una de las cosas más importantes que vemos en Espíritulogía cuando hablamos de pensamientos positivos es todo lo contrario: pensamientos negativos.

Por ejemplo, tú haces una declaración: “soy feliz”, “soy abundante”. O haces una declaración de intenciones “voy a ser feliz”, “voy a ser abundante”, “voy a ser próspero”. Y en ese momento surge una coherencia entre tu declaración y lo que sientes ante esa declaración.

Sientes el empoderamiento, la certeza y la cercanía de que vas a ser abundante y, prácticamente en esa cercanía, está ese sentimiento. No estás sintiendo ningún tipo de obstáculo que detenga o se oponga a esa afirmación de “voy a ser abundante”.

O quizás utilizas un pensamiento positivo del tipo “asumo que ya soy abundante” o que ya lo experimento. Posiblemente sientas una coherencia entre ese sentimiento y las circunstancias de tu vida que te hacen relacionarte, intercalar ideas para acercarte a esa abundancia o atraer esa abundancia a ti. ¡Esto es genial!

Sin embargo, en ocasiones puedes declarar “soy abundante” o “voy a ser abundante” y aparece un pensamiento opuesto, como, por ejemplo “es muy difícil”, o aparece una emoción que es incoherente con tu declaración.

Y esa emoción que tal vez no puedas ni describir, se convierte en una debilidad, una especie de sensación que hace que tu energía se esfume, tu certeza se desvanezca, por lo que tus intenciones dejan de tener sentido por culpa de ese pensamiento negativo.

De hecho, hasta te frustra poner en práctica ese pensamiento positivo porque sientes que cuanto más lo dices, más resistencia ofrece, hasta que llega un momento en que puedes llegar a sentir miedo, temor o rechazo a pensar en positivo, de forma involuntaria.

Curso Intensivo de Evolucion personal

Conoce nuestro

Programa Evolución Espiritual
Intensiva en 5 semanas

🔥 5 Semanas de Evolución para eliminar entre el 50% y 60% de tu mente impulsiva🔥

Pensamientos negativos vs pensamientos positivos

Vayamos un paso más allá del pensamiento positivo, porque en este mundo tan dual, y hasta en las películas, siempre observamos la contraposición entre el bien y el mal. Parece ser que la vida se sustenta en ese movimiento.

A veces tiende hacia lo negativo, a veces tiende hacia lo positivo (como “el bueno” y “el malo” de una película). Entonces, si hablamos en negativo o hablamos en positivo, si hablamos del bien o del mal, por poner una metáfora, descubriremos que la realidad está basada en eso.

Ahora bien, ¿cómo podríamos clarificar esa dualidad, esa confrontación, esa realidad que nos rodea de pensamiento positivo frente a pensamiento negativo?

Evidentemente está el pensamiento positivo, que estaría representado por la persona en una declaración de su propio bienestar o del bienestar que quiere llegar a percibir en su vida, sea de la índole que sea: amor, pareja, dinero, salud…

Y en contraposición, está el pensamiento negativo, que es la dualidad o la oposición ante una declaración de bienestar percibido o deseado.

Por ejemplo: una persona desea tener una relación de pareja perfecta y de forma inmediata. Pero súbitamente y, lo más importante, de forma involuntaria, aparece una declaración opuesta, como “eso es imposible”, “es muy difícil”, “nunca lo tendrás”, “acabarán traicionándote”, “te harán daño”, “solo es bonito durante los primeros meses…”, etc.

Estas son declaraciones negativas que todos conocemos bien, especialmente los que trabajamos en las mentorías de Espiritulogía, pero debemos ir más allá de pensamiento positivo – pensamiento negativo.

Al fin y al cabo, ¿cuándo nos sentimos más cerca de lo que queremos? ¡Cuando nos sentimos bien! Tiene sentido, ¿verdad?

Cuando quieres tener una relación de pareja exitosa o un capital económico ideal para ti, y de pronto aparecen una sucesión de pensamientos que te dicen lo contrario, disminuye tu energía o te hacen creer o llegar a la conclusión de que no es posible o será sumamente difícil, y eso te desgasta y hace que todo te dé pereza… no queremos que te quedes con los pensamientos, porque para Espiritulogía los pensamientos son única y exclusivamente lo superficial. Vayamos al origen de que esos pensamientos se emitan.

Si estoy experimentando un pensamiento y el pensamiento me está diciendo que no puedo hacer algo o que algo no saldrá bien, o que algo no me servirá, o que algo no funcionará como yo considero que debería de funcionar, o como considera cierta persona que debería de funcionar…

Si tú ahora mismo experimentas un pensamiento negativo, estás siendo una consecuencia de ese pensamiento negativo.

Pero avancemos en nuestro análisis: te proponemos ir al origen de que ese pensamiento negativo exista. En Espiritulogía utilizamos el término “acotimias”.

Los “acotimias” son un acuerdo de pensamiento establecido entre una o más personas que determinan pensamientos en segunda persona. ¿Esto que significa? Es la acción de aceptar el pensamiento del prójimo y hacerlo propio.

Por ejemplo, imaginemos que un amigo nos dice: “Las relaciones de amor no sirven para nada, porque al final todas te causan dolor y en todas hay cosas bonitas y cosas feas, y las relaciones amorosas en donde todo es bonito, no existen”.

Si yo acepto toda esa sucesión de palabras que ese amigo ha podido declarar sobre mí, de forma automática, involuntaria, cada vez que yo entre en contacto con algo relacionado con una pareja de amor, ya sea con mi propia relación de pareja o en una conversación donde se habla de relaciones de amor o en cualquier cosa relacionado con relaciones de amor, en mi interior empezarán a aparecer pensamientos automáticos, de forma involuntaria, como una voz en segunda persona, que es la propia voz de mi amigo hablándome, diciéndome: “Las relaciones de amor no pueden ser perfectas, no pueden ser buenas siempre. Una relación de amor siempre tiene sufrimiento, etc.”.

Esos mismos pensamientos me hacen llegar a la conclusión de que las relaciones de amor, por ejemplo, no pueden ser maravillosas para mí. Y todo eso ocurre de una forma rápida, en una conversación interna sobre la cual yo no estoy teniendo determinación.

Como científicos que somos, en Espiritulogía queremos solucionar las cosas de verdad, buscando sus causas, por ello seguimos avanzando en este análisis.

¿Quieres descubrir cómo eliminar tus ACOTIMIAS para manifestar un nuevo futuro lleno felicidad y abundancia sin reacaer por el camino?

¿Qué ha ocurrido para que mi amigo me diga a mí que las relaciones de amor no pueden ser perfectas y yo, de forma automática, involuntaria, lo acepte?

¿Qué mecanismo tiene que existir en tu interior para que tú de forma automática e involuntaria aceptes pensamientos de otras personas que no aumentan tu capacidad, que no aumentan tu felicidad, que no aumentan tu diversión, que no aumentan tu bienestar en la vida, sino todo lo contrario, lo reducen?

Es aquí donde entramos en lo que en Espíritulogía entendemos como “la mente impulsiva”, “la mente”, “el ser negativo”, “el ente hostil”, “la parte oscura”, “la sombra”, “¡el diablo!” (lo llaman algunos), “Satanás” …

El nombre nos es indiferente, no nos vamos a quedar con el nombre porque no nos interesa el nombre. Llámalo como tú quieras.

Si quieres dar un paso en profundidad, en Espiritulogía hay una primera propuesta. Olvídate de nombres, etiquetas, ni ocultismo, ni esoterismo, ni rollos extraños. Ve a la causa.

Aquí tenemos algo muy claro, al margen de cómo tú quieras llamarlo o como tú lo percibas: “alma rota”, “alma oscura”, “alma manchada”, “alma sucia…”, nos es indiferente.

Hay una parte en ti negativa, una parte que impone pensamientos y esto significa que te obliga a experimentar esos pensamientos junto con emociones, junto con dolores, junto con enfermedades, junto con proyecciones de futuro desagradables que auguran en ti un futuro que es contradictorio a tu propio bienestar y esto te atemoriza, te bloquea, reduce tu capacidad y te aleja de una forma indirecta (y a la vez directa) de tus sueños.

¡Eso es lo que verdaderamente nos interesa eliminar!

Si tú estás leyendo este post, posiblemente hayas experimentado (y si no lo has experimentado habrás visto a personas que lo han experimentado) días de tu vida donde te hayas sentido feliz, capaz, pleno, resolutivo, días donde te hayas gustado a ti mismo, y te hayas dicho: “¡Qué pasada!”, “¡Qué crack soy!”, “¡Qué bien lo estoy haciendo aquí!”, “¡Qué bien está saliendo todo!”, “¡Qué fluido está saliendo todo…!”

Y días donde, en circunstancias similares o iguales, has estado con una apatía impresionante, con una desesperanza sobre la vida, una frustración, una rabia, una desgana, una pereza y una procrastinación extraordinarias en límites de excelencia.

Entonces, ¿la pregunta cuál es? ¿Quieres pensar en negativo?, ¿quieres es pensar en positivo? ¿quieres eliminar los pensamientos negativos para pensar en positivo? ¡Sí! Pero ¿sabes qué? Si no te hubiéramos contado todo lo que te hemos contado ahora, ¿dónde estaríamos siendo sinceros y coherentes con lo que hacemos?

Esto no va solo de eliminar pensamientos negativos, para lo cual ahora compartiremos herramientas contigo y cosas para que puedas empezar a eliminar.

¡Esto va mucho más allá! Esto va de eliminar una parte negativa en ti que impone pensamiento, emoción, dolor, comportamiento, proyección y enfermedad, que es completamente opuesto a tus intenciones de mejora, ayuda, evolución, bienestar, transformación…

Entonces, no se trataría de pensamiento negativo frente a pensamiento positivo. Se trataría de tú como ser benigno, como ser, por ejemplo, de luz, como persona, como alma buena… contra el alma mala, maligna, hostil, desagradable, opuesta, enemiga, negativa… Ese sería el juego que iniciamos aquí.

Tu puedes Recuperar TU Infinito.
  • ¿Te ha resultado útil este conocimiento práctico?
  • ¿Consideras este conocimiento útil para otras personas de tu entorno?
  • ¿Crees que difundir este conocimiento de valor puede ayudar a otras personas?
  • ¿Puedes compartirlo AHORA a través de tus redes sociales?
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Últimos Artículos

¿Qué es la felicidad?

Iniciamos una serie de artículos dedicados a analizar qué es la felicidad y cómo lograrla a través de las herramientas de Espiritulogía.

Cómo cambiar los pensamientos negativos por positivos

Hemos hablado de lo que es el pensamiento positivo, de lo que es la confrontación que todos creemos que hay entre lo positivo y lo negativo, y ahora está la clave. Uno puede decir: “me parece genial esta frase, me encanta esta frase, voy a ponerla en el Facebook, la pongo en mi estado de WhatsApp, porque me encanta esta frase”. Y eso está muy bien. Pero ¿cómo se hace? ¿Cómo se cambia ese pensamiento negativo por ese positivo?

¿Necesitas ayuda?

Tienes derecho a saber qué eres, qué has venido a hacer y cómo lograrlo. Nosotros te mostramos el camino y te ayudamos a lograrlo.

Aprende hoy a identificar y eliminar todos tus pensamientos erróneos para siempre…